8173

05/10/2019

Hace un par de semanas, en el último enfrentamiento contra el Cornellá en el Torneo de Mataró, el resultado final, nos hizo pensar que quizás no era un reflejo real de la diferencia entre ambos equipos y que hoy, ya en liga, podríamos afianzar esa hipótesis. Hoy no pudimos consolidar esa teoría.
La lectura del partido desde el inicio hasta el final fue homogénea en todos los cuartos, donde el equipo rival nos presionó desde la línea de fondo y provocó que perdiéramos muchos balones, además de facilitarles muy mucho poder salir al contraataque y terminar la jugada sumando puntos. Esa presión, unida a una falta de circulación con la pelota cuando ésta estaba en nuestras manos, provocaba más pérdidas en zona de ataque que eran bien finalizadas por el contrario.
En definitiva, la mayoría de puntos conseguidos por nuestro equipo son imputables a acciones individuales. Nos han faltado otras facetas como circulación de balón, presión, ayudas, que seguro mejoraremos a lo largo de esta temporada, que no ha hecho más que empezar.
 
Continuamos trabajando!!